Testosterona

Llámenos Hoy Mismo para Solicitar su Consulta Gratuita: (800) 908-0233

Hombres. ¿Sufren de Andropausia Masculina?

Síntomas:

  • Pérdida de Musculatura
  • Pérdida de Fuerza
  • Disminución de la Energía
  • Disminución de la Libido
  • Aumento en la Grasa Corporal
  • Enfermedad Cardiaca
  • Pérdida de Ambición
  • Pérdida de Motivación
  • Pérdida de Ímpetu
  • Disminución de la Testosterona
  • Disminución de la HGH
  • Disminución de la DHEA
  • Incremento del Estrógeno
 

  “Los bajos niveles de testosterona para los hombres pueden suponer graves riesgos para la salud. Después de décadas de investigación y alboroto con respecto a la menopausia femenina y su correspondiente terapia de reemplazo de hormonas, recientemente los hombres han comenzado a recibir algo de atención en lo que respecta a sus propio declive hormonal por motivos de edad – La Andropausia Masculina..”

Los bajos niveles de testosterona en el hombre pueden significar graves riesgos para la salud. Después de décadas de investigación y alboroto con respecto a la menopausia femenina y la terapia de reemplazo hormonal los hombres recientemente han comenzado a recibir algo de atención en lo que respecta a su propio declive hormonal por motivos de edad. Mucha gente lo llama “Menopausia Masculina”, pero en los círculos médicos, el término científico se conoce como andropausia.

En NBH Lifetime Health, hemos estado tratando a hombres de todas las edades por cuestiones de deficiencia de testosterona por más de diez años. Un simple examen de laboratorio de testosterona libre y testosterona total determinará si el paciente tiene deficiencia de la principal hormona masculina. También medimos el nivel de estradiol para determinar si la testosterona se está convirtiendo en estradiol. Otro examen importante es el de la DHEA. Esta hormona es a menudo llamada la hormona reparadora del cuerpo y hormona maestra.

Para hombres en sus cuarentas y mayores, ofrecemos pruebas de las principales afecciones cardiacas, incluyendo colesterol, homocisteína, fibrinógenos, CRP. La testosterona es por supuesto uno de los factores cardiacos más importantes en la que sus niveles bajos se asocian con enfermedades del corazón. Hemos descubierto que la mayoría de los hombres mayores de 40 tienen niveles menos que óptimos de testosterona libre. Más y más, nos estamos encontrando con hombres más jóvenes que pueden sufrir también de esos problemas.

Declive de los niveles de testosterona
El declive de los niveles de testosterona puede llevar al desarrollo de numerosos síntomas, como una disminución de la virilidad, libido y actividad sexual, sentimiento general de bienestar, así como fatiga, depresión y problemas de sueño. Además de problemas como la disfunción sexual o malestar general, la baja testosterona también se traduce en un detrimento de la masa muscular y la fuerza, así como una disminución de la masa ósea y un incremento en la grasa abdominal. Los estudios muestran que estos últimos juegan un rol en las enfermedades degenerativas como la osteoporosis, enfermedad cardiovascular y diabetes. Además, los niveles mermados de testosterona están relacionados con la incidencia de varios desórdenes lípidos y enfermedades cardiacas.

Menos huesos, más grasa
Mientras la osteoporosis no siempre ha sido considerada una enfermedad que afecte a los hombres, la incidencia cada vez mayor de degeneración de la masa ósea entre los hombres de edad madura indican sin lugar a dudas una causa relacionada con la edad. Como los receptores andrógenos se expresan en osteoblastos (células formadoras de hueso) los investigadores creen ahora que los andrógenos tienen un efecto directo en la formación de huesos y en la reabsorción.

Declive de la Testosterona, Masa Adiposa y Riesgo Cardiaco
Una grupo creciente de investigadores ahora sugiere que un incremento en la grasa adiposa relacionada con la edad, u obesidad, puede atribuirse a la caída en los niveles de testosterona libre y el crecimiento en los niveles de otras hormonas. Más aún, hay estudios que reportan una conexión entre la obesidad abdominal y el incremento en la mortalidad relacionada con problemas cardiovasculares y la incidencia de Diabetes Mellitus Tipo II. Recientes descubrimientos del Hospital Universitario de Ghent, Bélgica, ilustra que la edad está relacionada como el factor número 1 de la diminución de los niveles de testosterona libre y el aumento de los niveles de insulina libre, mientras contribuyen con un incremento a el índice de masa corporal y de masa adiposa.

Un estudio reciente que consistió de 372 hombres entre las edades de menos de 20 y hasta 85, reveló que el índice de masa corporal y la edad eran factores independientes en la determinación de los niveles de testosterona. Ésta disminuía a razón de casi un cuarto cuando los investigadores comparaban los controles jóvenes con hombres pertenecientes al grupo mayor, mientras los niveles de testosterona libre disminuían casi a la mitad con la edad. De la misma forma, la masa libre-de-grasa disminuía en un 18.9%. En un subgrupo de 58 hombres de entre las edades de 70-80 años, entre más habían bajado los niveles de testosterona, más alto era el porcentaje de grasa abdominal y corporal, así como los niveles de insulina en el plasma.

Baja en la Testosterona y Mayor riesgo de Diabetes y Grasa Adiposa.
Otros descubrimientos indican que los bajos niveles de testosterona predisponían al hombre a la grasa adiposa que, a su vez, parecían incrementar el riesgo de diabetes mellitus. Investigadores del Departamento de Medicina de la Universidad de Washington se dispusieron a examinar los efectos de la disminución de los niveles de testosterona en suero en la grasa intra-abdominal relacionada con la edad en un grupo de 110 hombres Japonés-Americanos de segunda generación saludables. Se tomaron medidas en primer lugar para establecer los niveles base de glucosa, índice de masa corporal, adiposidad visceral, grasa subcutánea, insulina en ayunas y niveles de C-peptida, y niveles generales de testosterona (que estaban dentro de los rangos normales relativos a la edad de los hombres).

Cuando los investigadores realizaron mediciones de seguimiento 7 años y medio después, sus resultados indicaron que la grasa intra-abdominal se había incrementado en un promedio de 8.0 centímetros cuadrados. Más importante, descubrieron que el cambio en la grasa intra-abdominal se correlacionaba con los niveles de base totales de testosterona, pero que no estaban relacionados significativamente a otras mediciones como el índice de masa corporal, grasa total o grasa subcutánea. Los autores del estudio concluyeron que, en su muestra, “Un menor nivel de testosterona de base total independientemente predice un incremento en la grasa intra-abdominal. Esto sugeriría que al predisponer un incremento en la adiposidad visceral, los bajos niveles de testosterona podrían incrementar el riesgo de padecer diabetes mellitus de tipo II.”

Bajos Niveles de Testosterona, Exceso de Grasa Abdominal y Enfermedades Cardiacas
De manera similar, otro estudio que analizó algunos de los efectos para la salud del exceso de grasa abdominal, también conocida como obesidad androide, reportó que los individuos que presentan un exceso en la distribución de grasa en la parte superior del cuerpo tienden a tener bajos niveles de testosterona en el plasma y un crecimiento en los niveles de otras hormonas, sugiriendo lo que los autores describen como “anormalidades hormonales complejas”.

La obesidad abdominal lleva a una figura parecida a la de una manzana, y está relacionada con el incremento en el riesgo de padecer condiciones como el cáncer, la diabetes y enfermedades cardiacas. Esos investigadores creen que, “El tejido visceral adiposo, a través de su drenado portal, puede llegar a ser una fuente importante de ácidos grasos libres que pueden excretar complejos efectos metabólicos: relación con la lipogénesis hepática, incremento en el flujo neoglucogénico hepático, reducción de la depuración metabólica de la insulina y relación con la resistencia periférica a la insulina a través de un mecanismo de competición descrito por Randle.”

Concluyen que la obesidad abdominal puede estar relacionada con la diabetes a través de un aumento en el ácido graso que está disponible de los tejidos adiposos (visceral y subcutáneo) en individuos que estén predispuestos genéticamente a la diabetes de tipo II. La investigación apunta también a la posibilidad de un enlace entre la obesidad abdominal y el hipercorticismo, o niveles elevados de cortisol. Una razón para esto, sugieren los científicos, puede ser que el exceso de cortisol se opone a la testosterona y a la producción de la hormona del crecimiento, y ambos son reguladores de la grasa corporal. Más aún, los bajos niveles de testosterona parecen también alentar el aumento de los niveles de cortisol y aumentar sus muchos efectos de la edad, incluyendo disfunción inmunológica, daño a las células cerebrales, daño a las paredes de las arterias y otros daños.

Hipogonadismo (baja testosterona) y Problemas Cardiacos
Los bajos niveles de testosterona también se relación con el desarrollo de enfermedades crónicas como la arterioesclerosis y enfermedades cardiovasculares. Un estudio descubrió que, al valorar a un grupo de hombres y mujeres postmenopáusicas de más de 50 años de edad para los niveles de varias hormonas al grado que puedan relacionarse con problemas de salud, los niveles de estradiol en el plasma fueron los más altos en los hombres hipertensos y los niveles de testosterona eran menores en los hombres con enfermedad coronaria. Los investigadores concluyeron que, tal vez, “La disminución de la testosterona y/o el incremento del estradiol puede tener un efecto adverso en el perfil lípido de los hombres de edad madura.”

Otro estudio llevado a cabo entre los miembros de una población masculina similar concluyó que un bajo nivel de testosterona puede ser un factor de riesgo para la enfermedad coronaria, que puede relacionarse con el metabolismo de lipoproteínas por la testosterona endógena. Los resultados mostraron que los niveles de testosterona en el plasma entre los pacientes con enfermedades coronarias fueron significativamente —cerca del 40%—más bajos que en sujetos saludables. Más aún, había una asociación negativa entre los niveles de testosterona en el plasma y los niveles de triglicéridos en el plasma y la lipoproteína, lo que se traducía en un nivel más alto de lípidos en la sangre relacionados con los niveles más bajos de testosterona. Contrariamente, una asociación positive entre los niveles de testosterona en el plasma y el colesterol lipoproteínico de alta densidad y colesterol lipoproteíco 3 de alta densidad significa que un nivel más alto de testosterona equivalían a niveles más altos de colesterol “bueno”.

El Factor de Envejecimiento Natural
Está bien documentado en investigación que las hormonas sexuales como la testosterona son componentes vitales en el desarrollo sexual de los hombres adolescentes, así como contribuyendo al incremento de su masa ósea y muscular conforme se transforman de niños a hombres. Mientras tanto, al reducirse los niveles de testosterona como resultado del envejecimiento metabólico accionan el tipo opuesto de efectos, incluyendo la pérdida de vello corporal y el avance de la calvicie masculina, pérdida de masa ósea y muscular, e incremento de grasa.

Los bajos niveles de testosterona no son solo el prospecto de un pequeño segmento de la población masculina, sino que, tienden a afectar a la población masculina en su totalidad. El envejecimiento natural causa un declive gradual en las hormonas masculinas, así que, para la edad de 70, los hombres cuentan con menos de un cuarto de sus niveles óptimos de testosterona. Algunas cifras revelan que los niveles de testosterona libre comienzan a disminuir a la edad de 25 años. En NBH Lifetime Health, hemos tratado a muchos hombres en sus treintas e incluso a varios en sus veintes.

Mientras hombres con niveles normales de testosterona algunas veces exhiben algunos de los síntomas, que muchas veces derivan de otras causas además del hipogonadismo, el hecho es que la terapia androgénica usualmente alivia esos síntomas que sugieren una deficiencia hormonal como la causa principal de dicho deterioro a la salud.

Muchos resultados de estudios muestran un rol positive en el mantenimiento de niveles adecuados de testosterona en los hombres de edad avanzada. En términos de composición general del cuerpo, por ejemplo, la investigación demuestra un considerable aumento en la masa magra corporal y la circunferencia del brazo-medio y la disminución en la relación cintura-a-cadera en hombres maduros, después de haber recibido terapia de reemplazo de andrógenos para tratar sus bajos niveles de testosterona.

Mientras tanto, en hombres más jóvenes y saludables (p.ej. atletas), el tratamiento de testosterona ha mostrado tener un efecto positive en el incremento de masa libre de grasa de cerca de un 10% y en tamaño de músculo. Más específicamente, los estudios han mostrado que el administrar testosterona a hombres mayores con bajos niveles puede ayudar a evitar enfermedades de tipo aterogénicas. Por ejemplo, un estudio Polaco de 22 hombres con concentraciones de testosterona de base en el suero de menos de 3.5 ng/ml reportaron que las inyecciones intramusculares de enantato de testosterona (200 mg) cada dos semanas por 12 meses resultaron en una disminución del colesterol total y bajos niveles de colesterol en proteínas de baja densidad. (10) Además, no hubo una disminución significativa en los niveles de colesterol HDL o en las sub-fracciones de colesterol HDL2- y HDL3 fue aparente.

Como un investigador anotó: “Los efectos adversos de los bajos niveles de testosterona son aparentes, molestos y serios, lo suficiente como para garantizar una mayor investigación sobre como los andrógenos impactan en varios aspectos de la salud masculina, y como la terapia de reemplazo de andrógenos puede servir como medio para contrarrestar los problemas hormonales relacionados con la edad.” El mayor reto puede ser probablemente el restaurar la reputación de la testosterona, que ha sido considerada un “esteroide malo” por algún tiempo. Otra tarea para la investigación será el continuar construyendo una base para soportar la afirmación del rol vital que los andrógenos tienen con relación a la salud ósea, cardiaca, sexual, mental y el bienestar general. Ofreciendo pruebas sólidas de las varias funciones de la testosterona ayudara a mostrar que, mientras la terapia de testosterona puede no ser apropiada para todos los hombres, sería una lástima para otros el perderse de muchos de sus beneficios.

Cáncer de Próstata – el mito de la culpa de la testosterona
Un número de estudios han tratado de relacionar los altos niveles de testosterona con la incidencia de cáncer prostático, pero la evidencia muestra que el mantener un nivel juvenil de testosterona no afecta el riesgo de cáncer prostático, mientras que los niveles recesivos de testosterona significan sus propios riesgos a la salud.

Estrógeno: La creencia de que el estrógeno, más que la testosterona, es uno de los principales iniciadores hormonales del cáncer prostático se basa en el hecho de que mientras los niveles de testosterona son los más altos en los hombres jóvenes, el cáncer prostático raramente se ve entre este sector de la población. Es solo entre hombres maduros, que presentan bajos niveles de testosterona y altos niveles de estrógeno y sus productos derivados, que el cáncer prostático es un riesgo significativo para la salud. Sin embargo, los hombres tienen altos niveles de estradiol, así que esta creencia es altamente cuestionable.

Además, las altas dosis de estrógeno se usan para tratar el cáncer prostático y el agonista GnRh, Lupron, se usa para disminuir los niveles de testosterona como tratamiento de quimioterapia. Sin embargo, Lupron también disminuye el estrógeno. Muchos hombres han sido tratados exitosamente en el pasado con DES, dietilstilbestrol, que les controló el cáncer. Los hombres pueden sufrir un significativo crecimiento de los pechos con DES. El tratamiento de estrógeno es otra vez usado para tratar el cáncer prostático.

Estudios Convencionales: El reporte del Institute of Medicine incluye algunos datos que muestran que los niveles óptimos de testosterona no causan cáncer prostático, y de hecho, pueden proteger en contra del principal asesino de hombres mayores. Ningún estudio ha mostrado que la testosterona causa cáncer prostático y no tenemos un solo caso de un hombre que lo haya desarrollado siguiendo nuestro programa.

Estudios basados en la población claramente documentan la relación entre el envejecimiento y ambos incrementos en las tasas de incidencia de cáncer prostático y la disminución de los niveles de testosterona circulante [y libre]. Mientras esta relación no es equivalente a causalidad, los descubrimientos levantan hipótesis con respecto a la influencia de la testosterona en la inhibición de la generación de cáncer prostático.

Seguros: Hipogonadismo es un término médico. Para ser diagnosticado con hipogonadismo, una persona debe presentar niveles bajos de testosterona, como se define de acuerdo a los rangos esperados en las pruebas de sangre. Muchos hombres de más de 40 (e incluso más jóvenes) no caerían en esta clasificación médica. En NBH Lifetime Health, esperamos lograr “niveles óptimos” de testosterona libre. La mayoría de nuestros pacientes no pueden ser definidos médicamente como enfermos de hipogonadismo, aunque sufran de todos los síntomas (Menopausia Masculina) de baja testosterona libre. Los niveles óptimos en NBH Lifetime Health significan los niveles que tendría un hombre joven y saludable de entre 25 y 30 años. Los seguros generalmente no pagan por tratamiento diseñado para aquellos que generalmente desean obtener “niveles óptimos”. En NBH Lifetime Health, el cliente es usted, no la compañía de seguros.

Beneficios de la Administración de Testosterona:

  • Incremento en la densidad ósea, formación de hueso, y minerales del hueso
  • Incremento en la energía
  • Mejora de la función sexual
  • Disminución de la grasa corporal
  • Incremento en los niveles de HDL y disminución en los niveles de LDL
  • Disminución de la enfermedad cardiaca
  • Mejora de la función cerebral, aprendizaje y memoria
  • Mejora de los niveles de glucosa en la sangre
  • Disminución de la presión de la sangre
  • Incremento de deseo sexual
  • Incremento tanto de fuerza muscular como de diámetro de las fibras musculares
  • Mejora de la piel y textura de la piel
Solicite Su CONSULTA GRATUITA. Llame al (800) 908-0233 Hoy Mismo.
Hormonas – Testosterona

La testosterona es la hormona sexual principal masculina, responsable del desarrollo sexual masculina y es crítica en el mantenimiento de la función eréctil, libido, niveles normales de energía, y estado de ánimo. También controla un amplio rango de otras funciones físicas en el cuerpo. Así como ocurre con otras hormonas, la testosterona disminuye con el paso de los años tanto en hombres como en mujeres. A la edad de ochenta (80), los niveles son solo de una quinta parte de los obtenidos en la juventud.

Tanto hombres como mujeres se pueden beneficiar de la administración de testosterona. A niveles óptimos, la testosterona incrementa la densidad ósea y la formación de hueso. Incrementa la fuerza muscular y la función sexual, disminuye la grasa corporal y modera los niveles de colesterol.

Es también la hormona que mantiene la piel de una mujer suave y flexible. La testosterona es una hormona que tanto hombres como mujeres necesitan para recuperarse conforme se aventuran en sus cincuentas y más allá.

Posibles Efectos Secundarios:

Incremento en la conducta agresiva si la dosis es demasiado alta. La testosterona no deberá prescribirse si está presente el cáncer de próstata. No se tienen pruebas de que la testosterona cause cáncer de próstata; sin embargo, puede acelerar el crecimiento de un tumor. Los niveles de PSA deberán ser monitoreados cada año o cada seis meses.

Administración:

La testosterona puede ser administrada oralmente, por inyecciones, parches, capsulitas o en forma de crema o gel. La forma más natural y segura de tomar la testosterona es en forma de crema o gel. Se absorbe rápidamente, actúa con rapidez y menor toxicidad al hígado. La dosis es usualmente de dos tomas diarias y la fuerza de dicha dosis varía de 50mg a 100mg administrado por la mañana y por la tarde. Para hombres de más de 200 libras, la dosis recomendada se incrementa.

Preguntas Frecuentes:

¿Las mujeres que tomen testosterona sufrirán un incremento en el crecimiento del vello corporal?
No, tendrían que tomar una dosis indicada para hombres para experimentar cualquier crecimiento de cabellos. Mientras los hombres toman de 100mg a 200mg diariamente, las mujeres toman solo de 4mg a 8mg.

¿Qué tan a menudo necesito renovar mi prescripción?
La testosterona es una sustancia controlada y no puede bajo ninguna circunstancia ser renovada antes de que su dosis se termine. Tome su medicación exactamente como haya sido prescrita por su médico.

¿El tomar testosterona causará que la propia producción de mi cuerpo disminuya?
Si, si puede ocurrir, y algunos hombres podrían experimentar una pequeña disminución en el tamaño testicular, aunque un poco perturbador, esto no impacta a la sexualidad y bienestar.

Información Adicional:

La testosterona es una hormona secretada por los ovarios, las glándulas adrenales y los testículos. Mientras las mujeres necesitan una cantidad mucho menor, les ayuda a controlar la libido y también parece apoyar las funciones del estrógeno. Tanto en hombres como en mujeres, ayuda a fortalecer los huesos para prevenir la osteoporosis.

Los niveles de testosterona comienzan a disminuir cuando el hombre entra en sus treintas. La testosterona total puede no disminuir drásticamente. Sin embargo, la testosterona libre, que es biológicamente activa, disminuye dramáticamente con la edad. Debido a que la disminución de la testosterona es más gradual, los síntomas de andropausia (menopausia masculina) aparecen por un periodo de tiempo mayor si se le compara con la menopausia femenina. Los síntomas aparecen como una disminución gradual en la energía, adelgazamiento de los huesos y los músculos, incremento en la grasa visceral, depresión y función sexual deficiente.

La deficiencia de testosterona ha sido relacionada también con la hipertensión, obesidad, incremento en el riesgo de enfermedad cardiacas y depresión. Los niveles de estrés pueden también jugar un rol en la disminución de los niveles de testosterona. Contamos también con un excelente artículo escrito por nuestro personal médico sobre la Andropausia, la “Menopausia Masculina”, aquí.


Solicite su CONSULTA GRATUITA. Llame al (800) 908-0233 Hoy Mismo.